Drácula de netflix; porque no deberías de verla

Recientemente la plataforma de netflix lanzo la miniserie Drácula, que se basa un poco en el clásico libro de Bram Stoker. Antes de continuar quiero decir que en este artículo existen spoilers, por lo que si sigas leyendo será bajo tu propia responsabilidad.

Episodio 1, la introducción de Dracula y Agatha Van Helsing

 

Recién comienza la miniserie, y nos encontramos al abogado Jonathan Harker, interactuando quizás por última vez con personas, una de ellas hace un último intento por persuadir al joven abogado de que no vaya con el conde Drácula, pero Jonathan es alguien que viene de una gran ciudad, en donde como hombre de estudios no cree en supersticiones de pueblos alejados.

La serie comienza bien, se va desenvolviendo mejor que en las primeras líneas del libro. Se da la primera presentación entre el conde y el abogado y estos comienzan a tejer la historia. De repente nos encontramos con el primer cambio. Una monja que tiene muchas características algo extrañas; no cree en dios, hace experimentos y le atrae el ocultismo.

Con la presentación de esta monja, se nos hace saber que el mítico cazados de vampiros Abraham Van Helsing no será interpretado por un hombre, su lugar lo ocupará una mujer. ¿Por qué cambiar de genero al personaje? ¿Por qué mover un ladrillo que es una de las bases de la historia? Eso en cierta medida no me agrado.

La historia continua y se observan cambios adicionales a esta, pero tiene cierto sentido y se vuelve aceptable. Al final Drácula aparece en el convento en donde se refugia Jonathan y las demás monjas y tiene su primer encuentro con Agatha Van Helsing. Al final y por alguna razón extraña Drácula muerde a Van Helsing y con ello termina el primer episodio.

Episodio 2, el viaje del conde Drácula por barco

En este segundo episodio nos cambian el escenario. Esta vez toda la historia la transportara un barco. Es hora de que el conde Drácula deje Transilvania y se traslade a la ciudad como parte de sus planes.

Ha hecho los primeros arreglos y el viaje lo realizara por barco. Cuatro largas semanas es la duración del viaje, en las que tendrá tiempo suficiente para conocer a los pasajeros. Cada uno de ellos tiene algo en especial. No son pasajeros comunes y esto está arreglado por el mismo conde.

El barco se va adentrando en el mar y con ello una extraña neblina envuelve al barco, esto patrocinado por nuestro protagonista, para que pueda hacer de las suyas y la luz del sol no lo mate.

Pasan los días y comienzan a suceder cosas extrañas. El primer miembro de la tripulación desaparece sin dejar rastro. Conforme avanza el viaje, van desapareciendo pasajeros y tripulantes. Como es normal en una situación así, todos comienzan a sospechar de todos.

Pero hay dos cosas extrañas en el barco: en él viaja un pasajero enfermo, que solo ha visto el capitán y que el solo puede atender. El segundo punto extraño es que nadie ha visto a ese misterioso pasajero. Este será el chivo expiatorio que usara el conde para justificar las muertes y desapariciones; el pasajero es Agatha Van Helsing.

El conde va tejiendo una estrategia,  en la cual culpa a Van Helsing de las muertes, casi todos los que siguen vivos creen que ella ha sido la culpable, Agatha de manera perspicaz les hace cuestionamientos a los que siguen vivos. Comienza a ganar tiempo para que no la maten y le tiende una trampa al conde. Dracula cae y revela su verdadera identidad.

Agatha con su experiencia en el tema de vampiros, crea una protección para los tripulantes que sobreviven y tratan de enfrentar al conde. El plan es tratar de acabar con el Dracula. El barco será su propia tumba.

Como no hay historias buenas sin héroes, Agatha se ofrece para quedarse en el barco y que este se queme, la intención es que el conde no pise la ciudad. La tripulación restante escapa en el último bote y el barco se quema. Todos pensarían que este sería el final del conde, pero ¿en realidad lo es?

Netflix; ¿Por que eres así?

No voy a hablar de la tercera parte porque es demasiado mala. Todo lo que se trabajó en los dos primeros episodios se fue al carajo en este tercero.

La esencia del conde Drácula es que vivía en el pasado. ¿Por qué traerlo al siglo 21? Hay muchos vacíos en la historia que se presentan en este último episodio y que nada tienen que ver con la verdadera historia. Al final logran destruir toda la esencia y nos dicen que el vampiro no existe, que siempre ha sido más superstición.

Mi recomendacio es que si es que aún no ven la miniserie, es que solo vean los primeros dos episodios y el ultimo pueden fingir que no existe. O pueden verlo y ver qué tan malo es.

Carlos Austria on InstagramCarlos Austria on Twitter
Carlos Austria
Ing en sistemas, bebedor de cafe, redactor de blogs, con gusto por los autos y otras mas cosas
Opinion, Series

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *